Portada del sitio > Español > Latinoamérica y Caribe > CHILE - Temporada de movilizaciones universitarias

Abril - mayo 2009

CHILE - Temporada de movilizaciones universitarias

Ariel Zúñiga

Lunes 18 de mayo de 2009, puesto en línea por Ariel Zúñiga

Que no se entienda con estas palabras que conspiro en contra de las movilizaciones de los universitarios, pero creo oportuno decir unas cuantas cosas que por lealtad mal entendida no suelen mencionarse.

Las clases comienzan en marzo y es un muy buen momento para descansar de las largas vacaciones y reencontrase con los compañeros de curso. Tanto el estudio como la conciencia social se posterga para más tarde.

En abril la desidia de marzo pasa la cuenta y es preciso atender a los estudios de modo sistemático, las actividades políticas se retoman y recién se lee lo último escrito en la agenda a finales de mayo del año anterior. Luego de una serie de luchas intestinas, matizadas con comentarios de pasillos, confección de trípticos y pegadas de carteles, recién a finales de abril se ha elegido una directiva. Los alumnos de primer año, prestos a mimetizarse en el nuevo medio, son los más entusiastas tanto en las movilizaciones como en las elecciones por lo tanto aquellos que convenzan a los mechones obtienen el poder.

Como es preciso corresponder con la imagen mítica de los universitarios como fuerza política relevante, y hasta determinante según algunos afiebrados, entre finales de abril y principios de mayo comienza la temporada de movilizaciones universitarias la que dura hasta un par de días después del 21 de Mayo o se extiende según la llegada de las lluvias en la zona central.

Es un asunto delicado mencionar esta situación pues puede entenderse como un menosprecio a los legítimos anhelos de cambio social en una fracción de la población que constantemente es cuestionada por su falta de participación, pero es preciso decir esto pues es criminal seguir callando.

Entre diez y quince años de retardo tienen los universitarios en sus demandas, y entre cuarenta y cincuenta años en sus métodos de lucha.

A principios de los noventa peleaban contra Pinochet, a mediados de los noventa en contra de las universidades privadas. El lucro en la educación y la falta de calidad les llegó como un rayo en sus cabezas luego que los estudiantes secundarios realizaran su conocida rebelión.

Los universitarios continúan venerando las formas antes que los contenidos, y como año a año se hacen cada vez más elitistas los planteles impostan un rol mesiánico, caritativo en su organización política. Siguen tolerando que entre sus demandas se filtren mezquinos intereses del colegio de profesores, o de la decadente izquierda tradicional, o que se los utilice por el gobierno de expertos mediadores como en la rebelión de los pingüinos.

Hugo Latorre, en el Paskin de Rancagua, hace unos días recordaba el indecente rol que cumplió la ANEF y el Colegio de Profesores en la rebelión de los pinguinos, cuando ellos agotados tras meses de luchas los convocaron para que ocuparan las grandes alamedas. Muchos niños, de quince años, se sintieron tanto y más solos que Allende en la moneda pues sus bronquitis y resfriados pasaron pero el dolor de sentirse traicionados por todo un país nunca.

Complemento la información de Latorre, el indecente rol también lo cumplió la FECH, la CONFECH y todas las organizaciones universitarias. Sólo se sumaron a las movilizaciones cuando hasta la UDI las apoyaba, y su modo de apoyar fue debilitando la organización espontánea de los secundarios mediante sus monsergas cuando repartían mercadería por los liceos tomados. Ningún apoyo concreto, ninguna idea, menos cuando era preciso parar al país para que no ocurriera lo que hoy pasa: Que nos cambiaron una ley de educación mala por otra peor.

Figurines, testaferros, izquierdistas de oportunidad, de escaparate, que aprovechan estas oportunidades para hacer contactos que les permitan vivir el resto de sus vidas del fisco o de instituciones internacionales. Ese es el perfil de los revolucionarios de escritorio que pululan en las universidades y que entre finales de abril y finales de mayo desfilan con carteles en las manos.

Las opiniones expresadas en los artículos y comentarios son de exclusiva responsabilidad de sus autor@s y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la redacción de AlterInfos. Comentarios injuriosos o insultantes serán borrados sin previo aviso. AlterInfos es un medio de comunicación plural con enfoque de izquierda. Busca difundir informaciones sobre proyectos y luchas emancipadoras. Los comentarios apuntando hacia la dirección contraria no serán publicados aquí pero seguro podrán encontrar otro espacio de la web para serlo.

Mensajes

  • Que lamentable artículo, al parecer el Sr. Ariel Zúñiga no ha visto el Documental sobre la «rebelión de los pinguinos», le recomiendo que lo haga y vea como estuvo la ANEF activamente participando, colaborando, prestando su sede nacional para las necesidades de los estudiantes movilizados. Es más en la Asamblea realizada por los secundarios en el INBA estaba gran parte del Directorio Nacional de la ANEF.
    Es una pena la falta de argumentos reales en la composición de este «artículito».

    Hay que ir siempre con la verdad, siempre triunfa

    • El documental lo vi, y además participé en lo propio activamente. Cité un artículo que afirmaba aquello de la ANEF pues no se trató algo que presenciara en vivo y en directo como sí presencié la infame colaboración entrecomillas de las comunidades universitarias. Desde ahí se atornilló al revés desde el primer día y luego se quiso apoyar desde el más superficial asistencialismo. Cuando Bachelet propuso en cadena nacional las medidas que hoy han conducido a la vigencia de la LGE (Ley General de Educación), los pingüinos llamaron a todos los sectores sociales, sin excepción, a paralizar el país y salir a las calles. Si el rol de la ANEF fue a la altura de ese llamado no entiendo el porqué de los oídos sordos a esa convocatoria en específico que sin duda nos habría evitado hoy enfrentarnos a la LGE como ley vigente.

      Por favor entienda que esa es la fuente de la crítica pues ese último antecedente es el que conozco en primera persona y eso basta para que mi «artículito» sea al menos parcialmente cierto. Desde luego que ese llamado era a todos, y por lo tanto la crítica va dirigida a todos sin distinción pues nadie, salvo los pingüinos, puede alegar ante el país que estuvo a la altura de las circunstancias cuando la sangre llegó al río y todos miramos hacia otra parte.

      Atentamente Ariel Zúñiga

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.