Portada del sitio > Español > Latinoamérica y Caribe > BOLIVIA - Walter Chávez: La osadía del periodismo en el dominio de la (...)

BOLIVIA - Walter Chávez: La osadía del periodismo en el dominio de la mentira

Jubenal Quispe

Miércoles 7 de febrero de 2007, puesto en línea por Jubenal Quispe

La guerra mediática emprendida en contra del periodista peruano Walter Chávez no es más que un ajuste de cuentas de parte de los sobrevivientes en las contiendas electorales del 18 de Diciembre del año 2005. Quienes, hasta ese entonces, habían domesticado la conciencia ciudadana a la medida de sus intereses políticos y económicos, no saben cómo superar aquella golpiza inaudita. Algunos atribuyeron, dicha paliza, a la venganza de la coca, otros la interpretaron como una maldición de la Pachamama. Pero la verdad es que no fue ni la coca, ni la Pachamama, ni las almas de la masacre de octubre de 2003 que derrotó a toda una cultura política de la corrupción. Fue Walter Chávez quien, con su estrategia comunicacional, desenmascaró al chofer de Tuto que en los spot publicitarios lloriqueba como un artesano alteño. Él hizo que Evo Morales ganara limpiamente en la guerra sucia mediática desbaratando toda la arquitectura de la desinformación.

Desde el quincenario Juguete Rabioso y desde la revista de investigación Barataria disparó e hirió de muerte a la clase de antipatrias que desgobernaron el país. Quién no recuerda y extraña el Juguete Rabioso. Por su precio y por su contenido era uno de los pocos puentes que unía las inteligencias bolivianas de diversas clases sociales. El despertar de la conciencia política boliviana de los últimos años se debe, en buena medida, a la pluma profética de Walter Chávez, porque muchas de sus atrevidas herejías políticas, ahora son verdades sólidas dentro del realismo político nacional e internacional.

Cuando formó parte del equipo de asesores del Presidente Evo Morales, siguió desbaratando otras mentiras que lastimaban hasta a las conciencias más ingenuas. Desvirtuó, sin mucho esfuerzo, las falacias de las autonomías separatistas, el berrinche de los ponchos blancos de los 2/3 y el meta discurso de los «ciudadanos pacifistas». Hasta el punto que la euforia «democrática» de las poleras blancas ahora se constituye en el Frankensteín que amenaza con aniquilar definitivamente a sus promotores.

Fue Filemón Escobar (izquierdista arrepentido), juntamente con Juan Claudio Lechín, quien desató la persecución mediática contra Walter Chávez. Inicialmente dijeron que era miembro del grupo terrorista peruano Sendero Luminoso, buscado por la justicia peruana. Luego dijeron que era un elemento clandestino del Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA). Hasta los medios de comunicación en los que Chávez ejerció periodismo de investigación, como el periódico La Razón, se sumaron al intento de linchamiento mediático contra Chávez. Unos decían que Evo era asesorado por un terrorista prófugo. Otros, que el gobierno peruano ya había solicitado la extradición del terrorista clandestino.

La gran mayoría de los medios de comunicación repetía y todavía reproduce un reportaje recalentado (de la década de los 90) que el programa «Panorama» de la televisión peruana presentó hace unas semanas atrás, en el mismo que se involucraba a Walter Chávez como un miembro clandestino del MRTA. Los televidentes se preguntaron, ¿Por qué el «escándalo» otra vez? ¿Chávez no está más de 14 años haciendo vida pública en Bolivia? ¿Acaso no publicó el matutino La República, a principios del pasado año, el fenómeno Morales identificando a su estratega comunicacional Walter Chávez?

Debemos recordar que Chávez ingresó al país en 1992, presentando su caso, como se debe, a Amnistía Internacional y ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidades para los Refugiados) y el gobierno boliviano le concedió el status de refugiado político. Absolutamente distinto al caso irregular del cubano expulsado de Bolivia, Amauris Sanmartino. Chávez no es ni Oscar Eid Franco, ex reo por narcotráfico y asesor político de los diferentes gobiernos hasta el fatídico octubre del año 2003, ni Klaus Barby, asesino de Lyon, quien vino a Bolivia con Paz Estensoro, huyendo de la justicia internacional, y fue condecorado con la nacionalidad boliviana en 1953 por las mismas familias que ahora buscan tormentas políticas en un vaso de agua.

Este intento mediático de sacudir al gobierno de Morales, para generar incertidumbre en el país, cayó por su propio peso, como ocurrió con el cuento infantil de los «ponchos rojos» y con el supuesto «contubernio» MAS – ETA, cuando la Associated Press (AP), luego de una investigación rigurosa, mostró, una vez más, el libertinaje de la prensa boliviana.

Según la entrevista concedida a AP por el Canciller peruano, José García Belaunde, el pasado 1 de febrero, no existe ningún proceso de extradición en contra del peruano Walter Chávez, refugiado político en Bolivia desde 1992. Así, una vez más, la verdad se impuso por sí sola: Chávez es el periodista intelectual temido por sus detractores que sufren un crónico déficit intelectual.

Chávez no es ningún terrorista prófugo de la justicia, ni pesa sobre él proceso de extradición alguno. Es sólo una luz que incomoda a cuantos se han acostumbrado a la oscuridad de la corrupción. Esperemos que esta otra derrota intelectual y moral que sufren los detractores de la verdad les sirva de escarmiento.

Las opiniones expresadas en los artículos y comentarios son de exclusiva responsabilidad de sus autor@s y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la redacción de AlterInfos. Comentarios injuriosos o insultantes serán borrados sin previo aviso. AlterInfos es un medio de comunicación plural con enfoque de izquierda. Busca difundir informaciones sobre proyectos y luchas emancipadoras. Los comentarios apuntando hacia la dirección contraria no serán publicados aquí pero seguro podrán encontrar otro espacio de la web para serlo.

Mensajes

  • Si es tan inocente como se dice que vaya al peru y arregle sus cuentas con la justicia y no se ampare en un estatus que no le corresponde. El estatus de refugiado es para perseguidos politicos no para delincuentes comunes.

  • La canalla, puesta de manifiesto por lacayos sempiternos del servilismo estipendiado, surge con toda su vergonzosa estulticia de manos de un mitayo tercermundista de la comunicación,agobiado por sus milenarias pústulas apologistas de la venalidad cuando expone sus deyecciones analíticas sobre un oscuro terrorista requerido por la justicia de su país.
    Yó no lo nombro, porque al hecerlo, mi pluma se envilecería ante el eco de su nombre.
    Que los socavones del silencio le sean clementes

    • Interesante el punto de vista. En defensa del internacionalismo revolucionario. Muy bién que Chavez haya
      dedicado una tercera parte de su vida a las luchas sociales de Bolivia. Pero mal que haya producido, sin tener la reserva que demanda su caso, una guerra sin piedad contra los peridistas. Maquiavelo de la escritura, porque NO ES PERIODISTA, estâ gustando su propia medicina como escriba servil a los «socio-listos» de Europa. Entre ellos Danielle Miterrand, quién para lavar su conciencia en el ocaso de su vida crea una asociaciôn «France Libertés», olvidando que durane el mandato de su difunto marido no abriô el pico para denunciar crîmenes y secuestros de Irlandeses del IRA, una masacre de los independentistas de nueva Caledonia, lugar donde los franchutes realizan sus ensayos atômicos, desapariciones de etarras, etc...
      Esta viuda alegre es la Diosa del Juguete Rabioso. Hasta firma una peticiôn internacional en defensa del mequetree Châvez. Incluso amenaza al gobierno democrâtico del criminal, como lo fué François Miterrand, Alan Garcia.
      Si un escriba residente en Europa publica algo contra cualquier gobierno en dos horas estâ de vuelta a su paîs con prohibiciôn de volver, como sucede con los patriotas del Hezbollah, Hamas, FPLP y otas rganizaciones revolucionarias.
      El gobierno de EVO es onégéista al servicio de grupos de poder, comandados por europeos que viven y muy bién de la miseria del pueblo boliviano.

    • Me parece que Walter Chavez debe incomodar a mucha gente para que pueda desatar tanta hira. Yo desde Francia, lo unico que puedo decir es que he conocido la Bolivia de los finales de los setenta y principios de ochenta y que lo que se vive hoy alli es una gran cosa. Asi que los que no esten bien en Bolivia con Evo Morales que se vayan a gastar su dinero a Europa o EU donde siempre lo han sabido bien guardar despues de haberlo robado en su propio pais. Viva Evo, viva Walter, viva Bolivia.

    • Estan dando patadas de ahogado (con el perdôn de mis caseras del mercado Lanza de La Paz), quiénes me sirven deliciosos ajies de fideo....No, nadie puede considerarse «especialista de Bolivia» habiendo vivido con miles de euros en el bolsillo a costa de los pobres, e incluida la Danielle y los IFEAS e las «Investigaciones Estratégicas de Bolivia».... que capos los onegesistas, yanaconas de los nuevos amos europesos, si europesos, no europeos, porque ellos estan bién protegidos por el sistema que quiere lavas sus crimenes.
      El caso del extorsinador Cahvez y su Juguetito con un ojo arrancado es ejemplar.
      Nadie escapa a su pasado. Y menos en Bolivia...Van a ver... De donde saca euros el Juguete? de los maracos del PS y los ecologistas????
      Francia es la pata podrida del neo-neo colonialismo. Aqui todos se consideran «especialistas» de todo menos de la mierda de su patris. Y aqui, con seguridad el verdadero MRTA arreglara cuentas con el usurpador.

  • Walter, la Historia te juzgará

    Walter, sigue luchando por los sin tiera, por los sin zapatos, por los marginados de tu segunda Patria: Bolivia. No escuches a los sinvergüenzas que le robaron toda la vida a Bolivia. Escucha a tu conciencia y sigue adelante porque la Historia te juzgará y te pondrá en el lugar que te mereces.

  • http://www.lostiempos.com/noticias/13-02-07/13_02_07_pv1.php

    Walter Chavez: Pobre angelito

    Por: CECILIA LANZA

    Tardé -o tardaron- años en convencerme de que los malos tipos existen. Hoy no sólo creo que lamentablemente es así, sino que lo vivo cotidianamente como tantas mujeres en este país, peleando la asistencia familiar. Ese derecho mínimo irrenunciable, tan venido a menos en el discurso machista y en la cultura misma de un país en el que los derechos tienen tan poco valor. Un derecho y un reclamo incluso socialmente censurado, que condena a la mujer capaz de mirar de frente y decir sí fui golpeada, sí peleo todos los días por los derechos de mis hijos, contra un sistema que parece más bien amparar al abusador. Es, digamos, una cuestión ética. Porque no creo en el estoicismo de esa madre soltera que se la banca sola porque teme o porque es una supermujer. No. Porque así se alimenta al parásito. Así se le hace más fácil a ese sujeto que por lo general carga una larga historia de abusos -y poder-. Ésa es la primera constatación, como baldazo de agua fría.

    La segunda se mueve en el terreno público y viene en línea directa porque el abuso es como el cáncer, crece y avanza sin pedir permiso. Digamos entonces que la segunda certeza es la extensión de ese abuso «privado» hacia el ámbito colectivo como una conducta socialmente aceptada. Eso es lo que sucede ahora con el ex asesor del Presidente, Wálter Chávez, que por fortuna finalmente abre una olla maloliente cuyas consecuencias venimos soportando y callando hace demasiado tiempo.

    Quien se mete en el chiquero, termina embarrado. No hay otra. Por eso, no probablemente sino con seguridad que esta nota tendrá consecuencias sobre todo en las tantas páginas de Internet donde Wálter y sus amigos/hermanos siameses han venido construyendo un espacio perfecto no sólo por las ventajas que el anonimato les permite, sino porque todo lo que allí se publica, se multiplica ad infinitum y sin vuelta atrás. Y esa es una fuente de referencia a la que acude el mundo entero sin pedir demasiada explicación. Por lo tanto, si al señor Chávez y sus amigos se les ocurre decir barbaridad y media de quien se les antoje porque sí, no hay vuelta atrás. ¿Qué hacemos entonces no sólo como personas individuales, sino como sociedad? ¿Acaso el hecho de que a un señor Chávez o Zabala, el señor Bajo o Indymedia o Bolpress (que da exactamente igual porque el dueño es Chávez) le permitan publicar insultos, calumnias, mentiras, sapos y culebras, envueltos en formato periodístico, no daña a la sociedad misma? Porque lo que sucede en esa guerra permanente en Internet contra cualquier personaje circunstancial es manipulación. Y eso quiere decir estafa a la sociedad, Indymedia por delante, porque ése es en principio un Centro de Medios Independientes a nivel global, creado con las mejores intenciones reivindicativas y revolucionarias, basadas en principios éticos de libertad plena. Pero en (o desde) Bolivia Indymedia -y su modo más sutil Bolpress- es la trinchera de los Wálter Chávez. Y ése es, finalmente, un abuso colectivo.

    Estoy preparada. El discurso será el mismo que Wálter ha construido para el Gobierno: estás conmigo o estás contra mí. Ahora, todos quienes cuestionan a este personaje tienen colados todos los adjetivos conocidos: derechista, oligarca, burgués, blancoide, clasemediero, corrupto, gonista y otros más ingeniosos o peores. Y es que hace rato que vengo cuestionando eso de dejar pasar la calumnia o la agresión porque terminas embarrado. Por eso no creo en el silencio. Es más, creo que es el camino más cómodo y probablemente sea el más aconsejable para la salud emocional, pero no es el más responsable.

    Como no fue fácil entender que hay malos tipos, el parásito como metáfora sirvió. Porque parásito es ese organismo que vive a costa de otro, alimentándose de él y depauperándolo sin llegar a matarlo. Simplemente abuso. Y como ya me conozco el cuento, más allá de todas las versiones, lo claro es que ningún parásito es un pobre angelito.

    La autora es comunicadora

    cingalesa chez hotmail.com

  • Juvenal: No podia ser mas desafortunado tu intento de lavar la cara de un paria como chavez, uno degraciadamente te lee y se da cuenta que por un lado estas subencionado por este nefasto personaje. Por otro lado justificas a un «paria» de antecedentes conocidos y lo que es peor tratas de minimizar su pasado asesino y terrorista, lansandole looas a sus injurias y falacias contra bolivianos que asi fuesen culpables de lo que tu los acusas, no es el, el de la moral suficiente para esticmatizarlos. Ustedes acusan que se los desprecia y se los discrimina por mamanis y otros apellidos criollos, pero quiero que sepas que por tu culpa puede ser cierto, con intervenciones como estas;francamente me da verguenza ajena el haber leido tu «defensa del periodista» PARIA.

  • Que lastima....parece que falta mucha información para hablar de Walter Chavez, existe un tipo de periodismo que se llama «Periodismo de investigación», tal vez eso ayude para aclarar todos los vacios del texto que acabo de leer; texto que me parece «desafortunado» pues no refleja la realidad de lo que el señor chavez representa para el Perú.

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.