Portada del sitio > Español > Latinoamérica y Caribe > CHILE - Anarquista en esquirlas óseas

CHILE - Anarquista en esquirlas óseas

Andrés Bianque

Lunes 25 de mayo de 2009, puesto en línea por Andrés Bianque Squadracci

“La muerte me dice que me ama, porque sabe que estoy vivo. Porque somos puros los que no tenemos amos” (Mauricio Morales D.)

Que pesada se debe hacer una mochila donde se cargan tantos sueños y proyectos. Reventar en esquirlas óseas como pago por la consecuencia en aquello, no debiera ser epílogo para nadie, pero, tanto de un lado, como del otro, las ideas se defienden con la vida y se pagan con la muerte si es necesario.

Mauricio Morales Duarte, joven anarquista que murió despedazado por la detonación de una bomba que portaba la noche del pasado viernes.

Realmente llama la atención la nula objetividad de los medios de comunicación, son, vergonzosamente, siempre obsecuentes con el capital, siempre. Han levantado una parafernalia respecto a este acontecimiento. Bomba, terrorismo, subversivos, anarquistas, lumpen, desadaptados, locura, todo finamente hilado para confeccionar el manto de costumbre; inocentes, pasivos ellos, culpables activistas nosotros.

No existe una mínima preocupación moral, pública, interna, espiritual o como quieran llamarle ante este sangriento hecho.
¿Por qué un joven, lleno de vida arriesga su propio pellejo en una acción como esta?
¿Cuáles son los motivos por los cuales se realizan operaciones de esta envergadura?
¿Se ha mostrado algún mínimo atisbo de angustia al ver como un ser humano debe comportarse para exigir algo? ¿Las motivaciones o razones detrás de esta acción son?
¿Se trataba de un loco, un desadaptado, un lumpen más, obviamente?
¿La situación económica, política y social es justa para esta nación?

El burdel burocrático, llamado Estado, con la siempre atenta ayuda de los medios de comunicación, realiza la victimización de su estructura y la satanización de los hechos.
Olvidan de soslayo, que son ellos los culpables y únicos culpables que gente joven tenga que jugarse la vida para exigir un poco de justicia.

Tenemos claro a qué juegan, tenemos claro, qué buscan y qué defienden y qué pretenden con su “trabajo especial de inteligencia”
No destinan millones de dólares en combatir el narcotráfico, ni la droga, tampoco, la corrupción, la confabulación empresarial. Nada de eso y más, pero se esmeran dentro de su mediocridad inherente en buscar, localizar, y eliminar a cualquier sujeto que no esté de acuerdo con el manual de explotación y descaro con el que se abanican a diario.

Sin embargo, en el ejercicio de criticar al sistema capitalista, se escribe a destajo desde nuestro lado. Es sensato, a mi parecer, que la muerte del compañero en este caso, nos incite a la reflexión y a la autocrítica. Sin rodeos, sin cuentos, sin idealizaciones, sin justificar el sacrificio con nuestros olvidos, que conllevan y llevan cierto preludio de más muerte y fracaso en el largo plazo.

Desde algún lugar de Chile…jamás sabrán quiénes somos, jamás nos podrán encontrar, quemaremos, volaremos, incendiaremos sus granjerías y privilegios.

Lo quemado y detonado es bien poco. Cosquillas al sistema. Las acciones son bastante artesanales y artesanales los métodos y preparados.
Las acciones son bien poco asumidas y entendidas por la gran población.
Existe celebración, por lo general en aquellos que planificaron la acción, la gente de a pie, escucha y obedece según el canal de televisión o diario en cuestión.

El compañero era uno de los 20 buscados por la policía. O sea, al parecer falta pulir mucho mejor el trabajo conspirativo.
¿Documentos, panfletos, discos, unidades de almacenamiento, folletos? Obviamente vacíos de contenidos que pudieran servirle al enemigo.

El trabajo militar es algo serio, muy serio. En ello se nos puede ir la vida, o pasar toda o parte de la vida encarcelado por algún asunto mal planificado. En lo militar o se planifica bien o simplemente no se hace. Jamás a medias. La improvisación no sirve.

Si hay algo que a Chile le ha hecho falta siempre, es el elemento militar en los sectores antisistema. No por falta de medios, sino por falta de sujetos con cojones.
Al voleo, sólo tres ejemplos dignos de nombrar pululan en la historia popular. Pero en Chile, los revolucionarios son valientes solamente en el discurso.

Por ejemplo, la acción realizada en contra del Fiscal representante del Virreinato de la corona de Chile en “La Araucanía” Mario Elgueta, resultó ser un fiasco.
“En Octubre del año pasado, cuando éste viajaba en su carruaje escoltado por gordinflones escoltas del ejército real, fue atacado por una quincena de individuos con armas largas y cortas. Resultando picado él, y parte de su comitiva por el aguijón acerado de perdigones perdigados sobre la carroza y su comparsa”
Solamente fue eso, heridas leves sobre su levita judicial. (Confeccionada con la piel de algún mapuche, huelga decir).

Si la acción buscaba “ahuyentar” al sujeto y la represión sobre esas zonas, los resultados han sido más que pésimos, se ha conseguido todo lo contrario.
Hasta el momento existe casi una veintena de detenidos a razón del ataque, sin olvidar la persecución y venidero montaje contra la ciudadana francesa Julia Guillaumette, bajo el cargo de herejía, al consumar nupcias con un Mapuche (horror y pavor en el ceño ebúrneo de la sociedad chilena)

Si la acción pretendía eliminar al fiscal, la acción fue un fracaso. Si la acción intentaba asustarlo o mostrar cierto grado de “fuerza” también ha sido un fracaso.
Las noticias sobre allanamientos, persecuciones, juicios, azotes y castigos sobre territorio Mapuche siguen, sino igual, peor.

Vengaremos tu nombre, no te olvidaremos, el pueblo clama venganza. Ojo por ojo.

Son frases que de verdad son escritas y dichas con honestidad, pero en honor a la verdad, son sólo eso, frases. ¿Cuántos torturadores, asesinos, homicidas, de la dictadura se pasean priscos y lindos por esta larga larguero de injusticias? ¿Cuántas víctimas han visto cara a cara a sus captores y no han hecho nada más allá de un par de insultos y bofetadas? ¿Se les ha ido a funar a sus propias casas y oficinas? ¿Y qué más?

¿Huelgas de hambre, listas con firmas, rezos y oraciones? ¿Resultados?

Los que lloran porque los gobiernos de La Concertación han hecho poco o muy poco, deberían darse con una piedra en el pecho. Si ellos no hubieran hecho lo poco y mediocre que han hecho, ¿Qué hubieran hecho los sobrevivientes? Hasta el momento, NADA. Hay de ciertas especies de humanos que merecen estar muertos y punto. Terminar como Luis Fontaine, a manos del frente. ¿Y los demás?
Los revolucionarios que hay en Chile, por lo general andan soñando con ser émulos del subcomandante Marketing, pegándose a la buena con los pueblos originarios a falta de un proyecto político propio que prenda y encienda en las masas regulares.
Los abyectos en tierras chilenas, hacen lo que se les antoja, saben que las posibilidades que paguen por sus fechorías son muy pocas.
Esa es la herencia que dejará la izquierda a los futuros torturadores, asesinos y violadores. Impunidad y limosna judicial en algún fallo por parte del propio sistema para que no sea tanto el descaro.

Hace rato que da la impresión que los anarquistas son mayoría en el país. Sería interesante verlos agrupados y mejor organizados. Obviamente respetando sus particulares modos de agruparse y desarrollarse.
El movimiento Anarquista, al no estar en venta, ni compraventa, se hace una piedra bastante molesta en la bota militar (disfrazada de zapato civil en la actualidad) de ahí la constante observación, el decidido hostigamiento y seguimiento hacia sus colectivos, casas ocupa y organizaciones varias. Sin entrar en la paranoia, es importante re evaluar las medidas de seguridad y compartimentación en cualquier organización.

Mártir es aquel que muere defendiendo una causa sin oponer resistencia, muere dando testimonio de su fe. Son considerados hasta santos. Los nuestros son combatientes y terrenales como el adobe.

Los explotadores, tienen nombre, apellido y también casa.
¿Cuántas maneras hay de matar a un ser humano?
Sólo una, olvidándolo.

¿Miedo a la muerte? Uno debe temerle a la vida, no a la muerte. (Marlene Dietrich)

Las opiniones expresadas en los artículos y comentarios son de exclusiva responsabilidad de sus autor@s y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la redacción de AlterInfos. Comentarios injuriosos o insultantes serán borrados sin previo aviso. AlterInfos es un medio de comunicación plural con enfoque de izquierda. Busca difundir informaciones sobre proyectos y luchas emancipadoras. Los comentarios apuntando hacia la dirección contraria no serán publicados aquí pero seguro podrán encontrar otro espacio de la web para serlo.

Mensajes

  • Suscribo gran parte del artículo, mis reservas son las siguientes:
    - El ejército, el que sea, difiere de una horda por su jerarquía y disciplina. Si para vencer la jerarquía y la disciplina debemos construir organizaciones jerarquizadas y disciplinadas la lucha sería sólo una tragedia, una historia con final conocido, un cambio radical que deje todo en un mismo sitio. Un ejército requiere financiamiento por lo tanto una organización burocrática, y seguramente explotadora (para producir el excedente para financiar las operaciones).
    - La compartimentación es absurda plantearla pues tiende, aunque sea duro reconocerlo, a producir justamente aquello que se intenta evitar, es decir, la infiltración. Las organizaciones compartimentadas son mucho más fáciles de infiltrar para los grupos de inteligencia pues su transferencia poco transparente de información posibilita el control de grandes grupos con la mediación de las células de las mismas. Un par de sapos en una organización compartimentada bastan y sobran para bloquearla o usarla para sus propósitos.
    - La potencia del anarquismo está precisamente en su espontaneidad, fragmentación, e incluso ingenuidad, si lo prefieres llamar así. El profesionalismo, en el área que sea, me parece nefasto; no existe nada más opresivo que creer en la revolución como un ser superior olvidando que es un acto propio y cotidiano, así lo dejó muy claro en vida el difunto que homenajeas.
    - El «déficit» del anarquismo debe ser suplido por activismo jurídico y judicial, para bloquear los esfuerzos represivos y o frustrar los operativos policiales. Eso es parte del sabotaje y instrumentación cínica del estado burgués típicamente anarquista, tal cual el derecho de propiedad es desafiado, instrumentalizado, desnaturalizado y saboteado mediante los actos ocupas. Dicho activismo debe ser espontáneo, fragmentado e incluso ingenuo pues de lo contrario llevamos agua al molino de la «asociación ilícita» como una ofrenda a los fascistas como Edmundo Perez, Rosende y sus clones del Ministerio Público.
    - Las capacidades de las nuevas tecnologías para resistir son inferiores a las puertas que les abre a los sapos para espiarnos; la compartimentación es una herramienta neolítica que se quiere poner al servicio de una liberación informatizada. El ejercicio, incluso el abuso, de la libertad de expresión, apuntalada con un activismo judicial, hace casi imposible un control convencional de las «clases peligrosas» para las fuerzas represivas. Es absurdo proponer como táctica el hacer mejor aquello en lo cual el enemigo es profesional si podemos hacer mil cosas en lo cual el enemigo jamás podrá predecir ni controlar. El hablar a cara descubierta impide infiltración y extorsión, pero para que sea posible descubrirse también lo es que se acose a las instituciones liberales para que respeten el mínimo de sus propios estatutos. El hablar a cara descubierta inflaciona exponencialmente el material a «analizar» por los grupos de inteligencia quienes con muchas dificultades podrán distinguir entre una bravata, una bravuconada, una arenga y un plan.

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.